MANEJANDO LA ANSIEDAD DEL REGRESO AL SITIO DE TRABAJO

(Fuente: Harvard Business Review)

Pensando en la reapertura, los empleadores están desarrollando planes para que los empleados vuelvan a trabajar de manera segura. No obstante, si bien el reingreso de la fuerza laboral ciertamente incluye la planificación logística y operativa, no es solo el bienestar físico lo que los empleadores deben tener en cuenta, sino también cómo las organizaciones responderán a la salud emocional y psicológica de los colaboradores.

La ansiedad es casi universal en este momento: una reacción natural a circunstancias no naturales y un futuro incierto. Muchas compañías necesitarán mejorar las prácticas actuales, complementando los programas de salud mental externos o de terceros con una mayor capacidad para lidiar con el estrés, la ansiedad y la incertidumbre “en casa”.

Hacer del bienestar de los empleados una prioridad genuina. Los empleados quieren asegurarse de que sus empresas pondrán a su gente primero siempre que sea posible, especialmente en tiempos difíciles.

Compartir información precisa. Una cadencia constante de comunicaciones del CEO u otros líderes confiables es clave para manejar la ansiedad. Las organizaciones que han mantenido a sus colaboradores al tanto del desempeño comercial y comprometido en un diálogo continuo con su gente, estarán mejor preparados para conversaciones difíciles.

Tomar decisiones rápidas para implementar las medidas recomendadas de salud pública. Las  principales solicitudes de seguridad de los empleados coinciden con las recomendaciones de los expertos: limpiar y desinfectar las áreas de trabajo, promover la higiene personal continua, examinar a todos antes de regresar al lugar de trabajo, etc. Necesitan asegurarse de que se están tomando recaudos para actualizar los protocolos y procesos a medida que la situación evoluciona.

Capacitar a líderes, gerentes y colegas sobre cómo apoyar a los empleados. Los líderes y gerentes asumirán gran parte de la responsabilidad de garantizar un retorno sin problemas al lugar de trabajo. Esto incluye familiarizarse con las señales de advertencia de angustia emocional, incluir más tiempo en sus días para consultar con el personal, ayudar a los miembros del equipo a comprender qué está y qué no está bajo su control, y aprender a clasificar los problemas en tiempo real mientras otros recursos están llamados a ayudar.

Ofrecer flexibilidad. Quedó demostrado que, al menos para algunas industrias, es posible realizar el trabajo no solo de forma remota, sino también en una variedad de horarios que mejor se adaptan a las horas de trabajo preferidas y los compromisos personales de los colaboradores.

Comments are closed.