LA ZOOM-FATIGA: UNA PATOLOGÍA DE LA NUEVA NORMALIDAD?

Para muchos de nosotros, trabajar desde casa durante COVID-19 ha significado pasar  mucho tiempo en aplicaciones de videoconferencia como Zoom, Teams, Skype, Meets, entre las muchas disponibles.  Claramente, no estábamos preparados, y sus efectos nos han tomado por sorpresa.

Tener tantos ¨primeros planos¨ mirándonos de cerca durante largos períodos puede ser abrumador, ¡y ni hablar de verse las propias canas, arrugas y lunares en la pantalla de la notebook!

Hagamos un acto de sinceridad brutal: ¿Cuántos han mantenido reuniones en pijamas encubiertos? ¿Cuántos sufrieron ¨súbitos cortes de cámara¨ al pasar el perro o el hijo adolescente recién levantado por detrás del escritorio? Hemos terminado la jornada agotados, con dolor de cabeza y un intenso pesar en los globos oculares… por nombrar solo algunos síntomas físicos (y no ahondar en nuestras emociones…)

¿Por qué las reuniones en línea son más cansadoras que las presenciales?

Las personas sienten que tienen que hacer un mayor esfuerzo emocional para parecer interesados, y en ausencia de muchas señales no verbales, el intenso enfoque en las palabras y el contacto visual sostenido es agotador.

Al encontrarnos de manera presencial, no solo intercambiamos información y conocimiento. Las reuniones en las oficinas, las aulas, los espacios sociales que (normalmente antes) habitábamos eran también espacios de rituales importantes. Los rituales brindan comodidad, nos tranquilizan y son esenciales para construir y mantener una buena relación.

Las emociones preceden y siguen todos nuestros comportamientos, e influyen en la toma de decisiones de gestión. Los temas delicados a menudo se analizan, lo que requiere que notemos sutilezas y demostremos empatía. Hemos tenido que reaprender y reacomodar nuestro comportamiento a la pantalla digital.

Reunirnos ¨on line¨ implica poner en juego muchas cosas. Veamos algunas:

1. Perdemos mucha comunicación no verbal: en un chat de video, debemos trabajar más para procesar las señales no verbales. Prestar más atención a estos consume mucha energía.

2. Perdemos control del espacio: nos sentimos nerviosos por el muchas veces improvisado espacio de trabajo remoto. ¿Qué dice de mí el fondo de mi pantalla? ¿Y si algo se sale de mi control? ¿Y si llora el bebé o ladra el perro? ¿Si los hijos se pelean?  y eventos que podrían hacernos quedar mal con nuestros colegas.

3. Mirarnos a la cara es estresante: una exposición exacerbada en las señales faciales y la capacidad de verse a sí mismo (ambas características de las reuniones virtuales) también pueden actuar como un factor estresante.

4. ¿Estás escuchando o estás congelado?: el silencio en la conversación de la vida real es importante y crea un ritmo natural. Pero en una videollamada, el silencio te pone ansioso por la tecnología. Además, la frustración con las personas que encienden y apagan sus micrófonos, las conexiones rezagadas y el ruido de fondo significan que la reunión rara vez fluye tan suavemente.

¿Cómo podemos reducir la fatiga?

A partir de esta ¨nueva normalidad¨, las reuniones virtuales parecen haber llegado para quedarse. Y, siguiendo a Napoleón cuando decía: …¨si no pueden contra el enemigo, únete a él¨, les proponemos algunos simples pasos para reducir los efectos negativos de esta modalidad:

En primer lugar, revisemos a conciencia si la reunión debe ocurrir. En algunos casos, las plataformas de documentos compartidos con comentarios detallados pueden reducir notablemente la cantidad de reuniones.

Limitar la cantidad de reuniones de Zoom en un día puede ayudar, así como también usar mensajes y correos electrónicos.

Otro punto es la duración: una reunión de más de 45 minutos, suele estar condenada al fracaso. Si necesitamos mas tiempo, bien vale un break en el medio.

Aveces, el teléfono es mejor. En el teléfono, solo tenemos que concentrarnos en una sola voz y podemos caminar (y si podemos hacerlo afuera, tomando algo de vitamina D del sol, ¡mucho mejor!)

¿Y ustedes como se sienten con este tema?

Comments are closed.