FORMAS SIMPLES DE RECARGAR Y MANTENER LA PRODUCTIVIDAD EN TIEMPOS DE HOME OFFICE

Abril 2020

La pandemia de coronavirus obligó a muchas personas a modificar sus rutinas de trabajo e incorporar nuevas metodologías. Así, el teletrabajo o home office surge como la opción más adecuada para llevar a cabo las tareas de manera digital y no poner en riesgo la salud. Pero, al ser esta una dinámica nueva para muchos, puede ser percibida como un desafío.
Ser capaz de mantener la rutina laboral desde casa no es fácil. Ponerse un horario, cambiarse de ropa o disponer de un espacio independiente son algunos trucos para favorecer el teletrabajo en tiempos de confinamiento, pero no siempre es posible llevarlos a cabo.
Es cierto que trabajar desde casa ha tenido ventajas; la más obvia es el ahorro de tiempo, por ejemplo el de traslado hacia y desde la oficina, lo que puede no ser poco en algunos casos, y esto conlleva ahorro en combustible y seguramente menor contaminación. También puede permitir cierta independencia en la distribución de tiempos, lo que redundará en un mayor equilibrio entre las actividades profesionales y personales. Pero esta modalidad de trabajo, también puede hacerte sentir poco productivo, sin un foco claro, o saturado de estímulos, lo que puede desencadenar en un estado de estancamiento o frustración.

Para combatir esto, HAY QUE SALIR DE LO QUE ESTAS HACIENDO y darte un respiro.

¿Cómo? Las opciones son muchas:

Podemos hacer una breve rutina de elongación, preparar un té, reproducir un playlist o escuchar un podcast.
Sal y aprecia la naturaleza. El aire libre puede ayudarte a poner en perspectiva lo que te preocupa. Un cambio de escenario y la tranquilidad del aire libre te ayudarán a ser más productivo cuando vuelvas a concentrarte en el trabajo.
Permítete ser creativo y ejercita diferentes partes de tu cerebro. Cocina. Dibuja. Completa un rompecabezas. Hacer algo diferente a tu rutina normal puede ayudarte a recuperar energía y alegría. Además, descubrir nuevas fortalezas y talentos puede aumentar tu confianza.
Descansar unos minutos entre tarea y tarea, estirar los brazos y las piernas, tomar un café o dar un pequeño paseo no es una pérdida de tiempo, es una necesidad. Hacer pequeñas pausas durante la jornada laboral no sólo mejorará tu productividad, también evitará dolores de espalda, de cabeza, irritación, nerviosismo, estrés…

¡ANIMATE Y BUSCA TU PROPIA MANERA DE FOMENTAR LA PRODUCITVIDAD!

Comments are closed.