DESAPRENDER PARA APRENDER: EL NUEVO DESAFÍO

(Fuente: HRtrends by Infoempleo)

La formación continua en el puesto de trabajo impulsará el avance profesional y personal de cada colaborador dentro de la empresa. En este sentido, se hace necesario eliminar aquellos conocimientos obsoletos, para aprender nuevas e innovadoras prácticas que están pegando fuerte y funcionan mejor. Aunque suene contradictorio, en el desaprendizaje está la clave que nos permitirá impulsar el desarrollo del talento, la productividad y la eficiencia del equipo humano de una organización. Ahora bien ¿cómo se puede aplicar en una empresa? Te lo contamos.

¿En qué consiste el desaprendizaje en la empresa?

Desaprender no es otra cosa que deshacernos de aquello que se queda obsoleto o ya no es necesario. Nos ofrece la oportunidad de dejar atrás aquello que ya no nos aporta, para poder avanzar más ligeros, darnos una nueva oportunidad y abrazar nuevas experiencias o conocimientos sin miedo al error.

La cultura del aprendizaje está relacionada con la del desaprendizaje, y es clave en las organizaciones que quieren estar a la vanguardia de la innovación. El modelo de la Revolución Industrial y de la Ilustración, basado en la estabilidad y en la acumulación de conocimientos de forma lineal, ya caducó. En la actualidad nos enfrentamos a nuevos desafíos y modelos que pasan por cuestionar lo que durante años hemos estado haciendo.

Factores que guían el nuevo modelo para desaprender

  • Incentivar la movilización tanto de la empresa como de las personas, para no seguir haciendo lo mismo, sino reflexionar y asumir una actitud crítica, para deshacerse de viejos patrones y adoptar nuevos modelos.
  • Pensar una formación adecuada a las necesidades de la empresa: hoy en día tenemos un gran número de posibilidades para llevar a cabo la formación continua. Por ejemplo, las plataformas virtuales se han convertido en herramientas prácticas y eficientes.
  • Identificar lo que conviene desaprender: para ello debemos realizar un mapa que nos ayude a detectar aquello que es contradictorio, poco productivo o inconsistente.
  • Hay que buscar nuevas alternativas tanto a nivel organizacional de la empresa, como individual de las personas que allí trabajan. Es importante invitar al equipo a participar de forma activa en el proceso de desaprendizaje.
  • Se necesita implementar cambios y realizar un seguimiento de las acciones.

El desaprendizaje consiste en analizar y poner en jaque todo lo que sabemos para deshacernos de aquello que ya no nos suma. Tiene muchos beneficios para las empresas: permite cambiar rutinas e incorporar procesos que mejoren su productividad y competitividad. Y vos, ¿qué tenés que desaprender hoy?

Comments are closed.