CÓMO TOMARSE UNAS VACACIONES SIN SALIR DE CASA

(Fuente: www.ideas.ted.com)

¡Necesito vacaciones! Es una de las frases más escuchadas, y no es de extrañar dadas las circunstancias extrañas y estresantes en las que nos encontramos.

Las vacaciones son una parte importante del bienestar. Pero una cosa es saber que debe tomarse unas vacaciones y otra es tomarlas, especialmente cuando un simple viaje al supermercado puede ser una experiencia abrumadora.

Para aquellos que no se sienten seguros para aventurarse en este momento, unas vacaciones en casa pueden brindar algunos de los mismos beneficios. A veces, pueden ser incluso más relajantes que unas vacaciones normales. Pensémoslo: no hay aeropuertos abarrotados, no hay desfase horario, no hay que luchar por el mejor lugar en la playa o la pileta. Sin embargo, una cosa que es difícil de encontrar en una estancia en casa es la aventura. Este es uno de los mayores placeres de los viajes. Entonces la pregunta es: ¿es posible tener una aventura sin salir de casa? Y si es así, ¿cómo? Aquí hay algunas ideas:

  • Leer libros y mirar películas que nos transporten: Buscar libros o películas famosos, o no tan famosos, de la parte del mundo a donde nos gustaría ir y perderse en ellos durante una semana de vacaciones. ¿Y cuando finalmente logremos hacer ese viaje? La perspectiva histórica y cultural que hemos adquirido lo hará aún más inspirador.
  • Ampliar nuestros horizontes musicales: La música está profundamente conectada con nuestras emociones, lo que la hace particularmente transportadora. Buscar artistas o géneros de música de nuestro destino deseado y crear una lista de reproducción puede ayudarnos a establecer el ambiente.
  • Beber un aperitivo apropiado para el lugar: La hora del cóctel a menudo se anuncia como un momento para escapar de la realidad. Ya sea que hayamos tenido que cancelar un viaje o simplemente estemos soñando despiertos, un poco de investigación puede ayudarnos a convertir este ritual diario en uno alegre.
  • Emprender una aventura culinaria: La comida y la aventura van de la mano. Si lo que deseamos son nuevas aventuras culinarias, disfrutar de un libro de cocina nos permitirá explorar la comida de una tierra lejana. Si necesitamos encontrar ingredientes, Internet puede ayudarnos a abastecer nuestra despensa con algunas especias o condimentos nuevos para hacer que estas recetas canten.
  • Jugar un juego nuevo: Si tenemos un destino en mente, buscar juegos que se jueguen o inventen en esa parte del mundo. O ir al revés: Podemos investigar los orígenes de alguno de nuestros juegos favoritos y ver adónde nos lleva.
  • Visitar un museo, virtualmente: Los museos en muchos lugares han comenzado a reabrirse con distanciamiento social y máscaras, pero si no estamos listos para ir en persona, es posible pasar una tarde explorándolos en línea. El proyecto Arts and Culture de Google ha digitalizado cientos de colecciones y recorridos en línea en museos de todo el mundo.
  • Recorrer un parque nacional: Podemos disfrutar del aire libre con un recorrido en línea por uno de los parques nacionales de Estados Unidos, o explorar un volcán hawaiano, bucear en un naufragio de Florida o montar a caballo por las rocas rojas de Bryce Canyon. Al igual que las visitas a museos virtuales, estas no son un verdadero reemplazo para ir en persona. Pero estas aventuras digitales pueden proporcionarnos un cambio de ritmo refrescante y recargable.
  • Aprender un nuevo idioma: “El lenguaje es la morada de ideas que no existen en ningún otro lugar”, escribe el ecologista Robin Wall Kimmerer en el libro Braiding Sweetgrass. “Es un prisma a través del cual ver el mundo”. Incluso hablar unas pocas palabras en otro idioma puede permitirnos cambiar nuestra perspectiva y sentirnos más conectados a un lugar. La aplicación gratuita Duolingo ofrece 35 idiomas diferentes (¡incluido el klingon!).

Viajar nos sacude de nuestro día a día, quitando nuestras rutinas familiares y desconectando nuestras preocupaciones y problemas. Estas ideas también nos ayudan a lograrlo, recordándonos que tenemos el poder de hacer nuestra propia diversión.

Comments are closed.