CÓMO SOBRESALIR EN LOS MOMENTOS IMPORTANTES DE LA VIDA: PIENSA COMO UN ACTOR

(Fuente: Ideas.TED)

Desde entrevistas de trabajo hasta elogios y reuniones de presentación, nuestras vidas están llenas de interacciones interpersonales en las que debemos dar lo mejor de nosotros. Amy y Michael Port, actores y entrenadores de oradores, comparten tres técnicas básicas de actuación para ayudarte a mejorar tu juego para los momentos que realmente cuentan.

¿Cuándo fue la última vez que actuaste? ¿Fue en una obra de teatro? ¿Un concurso de talentos? ¿Karaoke? ¿O fue el momento en que te reuniste con tu supervisor para negociar un aumento salarial?

La mayoría de nosotros necesitamos actuar todo el tiempo, incluso si no nos vemos como artistas. En nuestra vida personal y profesional, estamos llamados a brindar, dar elogios, conseguir una entrevista de trabajo o ganar una negociación, y todas son situaciones de alto riesgo.

Una forma en que podemos ayudarnos a sobresalir en estas situaciones es pensar como un intérprete profesional, es decir, un actor. Así como los actores usan técnicas en el escenario para crear una realidad creíble, los no-actores pueden usar las mismas técnicas fuera del escenario para crear una realidad de su elección.

Eso sí! Usar técnicas de actuación no es lo mismo que manipular a las personas, o ser falso. En cambio, se trata de comunicarse de una manera que mueva a otros a ver nuestro punto de vista y, a veces, actuar a nuestro favor.

Esencialmente, esto se reduce a ser intencional, con nosotros mismos y con los demás, sobre lo que estamos tratando de lograr.

Aquí hay tres principios generales a seguir:

Conocer nuestro objetivo general. Un actor siempre actúa con un propósito o motivación claros. Cuando pienses en tu próxima situación de alto riesgo, hazte la misma pregunta que los actores se hacen cuando desarrollan un personaje: ¿Cuál es mi objetivo final? Qué significa esto: Pensar en un objetivo a largo plazo, no solo en el inmediato.

Pensar en cómo queremos que se sienta la otra persona. Las elecciones hechas por un actor durante una actuación, en el habla y el movimiento, están al servicio de lograr su objetivo y lograr un impacto específico en su audiencia. Los actores llaman a esto “jugar una acción”.

¿Asustado? Aceptarlo. Estar cómodo con la incomodidad es una característica principal de ser un artista. Uno de los principales tipos de incomodidad que experimentamos, actores profesionales o no, es el miedo a las reacciones negativas de otras personas, en forma de rechazo, burla o crítica. Como resultado, muchos de nosotros nos atenemos a ir a lo seguro. Si bien no existe un truco de magia para disolver el miedo, podemos manejarlo. Primero, debemos saber que es completamente humano. Es normal. Luego, antes de entrar en una situación importante, es necesario tomarse un tiempo para identificar nuestro mayor temor o miedo, siendo lo más específicos posible. En lugar de simplemente pensar “Estoy asustado”, digamos exactamente qué es lo que nos asusta. Esta práctica de identificar el estado emocional preciso es lo que los psicólogos llaman granularidad emocional.

Usar estas técnicas de actuación (probablemente) no nos convertirá en Meryl Streep o Al Pacino. Pero pueden ayudarnos a hablar y actuar con cuidado, y a tener un mayor control de nuestras interacciones.

Comments are closed.