Recursos Humanos y Cultura Participativa

Las endorfinas del cambio

Vivimos en un momento histórico apasionante, donde la transformación no deja de sorprendernos y provocarnos día a día, activando nuestras endorfinas del cambio. Hoy convive la mayor diversidad que ha existido nunca en las compañías en cuanto a edades, roles y formación. Y por otro lado, un porcentaje abrumador de nuestros oficios cambiará radicalmente en los próximos años. Aunque aún estamos en la etapa de “esto creo que a mi no me afectará”, hemos incorporado la palabra “creo” a la frase que hace un año atrás no hacíamos. Algo en nosotros se ha activado. Es el momento de comenzar a andar.
Por ejemplo las multigeneraciones se diferencian en el por qué trabajamos: hoy se valora más con quién y para qué, que el para quién. Esto cambia radicalmente el modelo anterior y nos invita a valorar nuevas variables de atracción para los nuevos talentos y una adaptación, como managers, en nuestros esquemas mentales y metodológicos alojados en nuestro aprendizaje.

Si sumamos a esta transformación social digital que cada uno de nuestros puestos de trabajo cambiarán y que el centro de cada actividad o negocio se establecerá en la colaboración ¿cuánto vale el talento? ¿qué pasará cuando entendamos que nuestro conocimiento también forma parte del producto de la empresa? ¿cuánto vale la voluntad del intercambio? ¿cómo trabajamos los mecanismos necesarios para la concientización de los beneficios de este cambio?.

La inteligencia colaborativa no solamente está en la capacidad intelectual sino en la voluntad y la generosidad para compartir. El proceso de colaboración se enseña, se aprende, se vive, se experimenta, se sufre y también se goza. Una nueva forma de trabajo basada en la complementariedad. La generosidad es una herramienta fundamental del nuevo modelo del cambio, basado en la humildad y en la empatía. Y para que ello suceda, el convencimiento no debe estar en la teoría del proceso de cambio sino, como hemos dicho, en la voluntad y en el interés común compartido.

El talento será probablemente el factor diferenciador que lleve a una empresa al éxito o al fracaso. En un mundo donde el conocimiento estará cada vez más al alcance de todos, el expertice será un beneficio valorado, pero la fuerza de la colaboración un factor determinante. Es entonces cuando el talento, como parte del negocio, deja de ser una teoría y se convierte en una de las mayores determinantes de una cuenta de resultados.

Trabajar los hábitos, los antiguos esquemas mentales y reciclarlos a las nuevas necesidades de la sociedad puede ser un camino de flores o un desierto sofocante. No todos estamos dispuestos a modificar las conductas, no todos estamos dispuestos a reaprender, a resetear, a incorporar nuevos elementos que nos hagan salir de nuestra zona de confort, no todos estamos dispuestos a compartir talento, porque batallamos contra ese pequeño orgullo interno y muchas veces contra un miedo que jamás reconoceremos. Pero incluso esto último es normal que suceda, lo que no es normal, es que basemos nuestros procesos de cambio en programas, sistemas o procesos, y no lo hagamos centrados en las personas. Teniendo en cuenta que sólo utilizamos el 12% de la información que nos llega, convirtamos el 88% restante en excelentes motivos para integrar la más amplia diversidad en este proceso evolutivo.

Es un momento único para co-construir juntos un nuevo modelo de trabajo, de relacionarnos, trasladando la experiencia del pasado con las oportunidades del presente,
y hacer del talento la mayor endorfina del cambio en esta transformación social digital.

DIEGO LARREA
Twitter: @larreadiego
Linkedin: es.linkedin.com/in/diegolarrea/

Comments are closed.